21 oct. 2015

Cuando llama el deseo.



Por qué dejas que sean mis ojos los que devoren tus labios cuando los míos mueren por probar los tuyos.

Con una sola mirada, esa sonrisa que con picardía me llama, dibujando pensamientos de todo lo que puede ser, de la pasión que nace en cada cual.

Luego viene el gesto, ese guiño jugando a provocar lo que implícito esta, ese deseo que late y arde, loco por estallar y nada pasa, no terminan de caer las fronteras, quizás miedo, quizás lealtad, pero algo si no puedes negar que tus ojos los mios quieren mirar.